logo-ingenio

instagram  twitter  facebook  linkedin

Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider
Creado en 04 Abril 2017

RGarciaweb

Hoy dialogamos con Rafael García, director de Ingenio. Es Ingeniero Químico, cuenta con más de 20 años de experiencia en posiciones de Marketing en compañías de High Tech y es docente de dicha disciplina en la Universidad ORT. Para él “el cliente es lo primero, siempre”. Señaló que en la incubadora se hicieron “grandes avances” y que su prioridad “es continuar innovando siempre, mantener la coherencia y la continuidad de Ingenio”. El éxito de un emprendimiento, a su entender, está en “vender y dejar clientes satisfechos”, y opinó que falta capital de riesgo para promover el ecosistema.

-¿Cómo un Ingeniero Químico termina dirigiendo una incubadora de empresas?

-La Ingeniería Química la ejercí durante algunos meses, en el año siguiente a mi graduación. Buena parte de mi carrera profesional ha sido en la industria de TIC y posiciones de Marketing. Cuando nació Ingenio en 2001 me puse en contacto para ver si podía colaborar como consultor en Marketing para las empresas que estaban incubadas. Eso duró 5 años, y cuando el Director se fue, se hizo un llamado abierto al que postulé.

-¿Qué te motiva a trabajar con emprendedores?
-Cuando me recibí de Ingeniero Químico, trabajaba en una fábrica de pinturas, me enfermé de hepatitis y por tanto estuve un mes pensando en mi futuro. ¿Qué quiero hacer?, me pregunté en 1987. El dilema era crear mi propia empresa o ser empleado de una buena empresa. Tenía en mente una empresa en particular, de hecho ese mismo año comencé a trabajar en ella.

Por eso me gusta ayudar a los emprendedores, desde algún lugar estoy ayudando a Rafael García de 25 años, que se hizo esa pregunta y la contestó mal. No me conocía bien y tampoco conocía tan bien a esa empresa. Por mi personalidad hubiera tenido que instalar mi propio emprendimiento, eso hace que sea una buena fuente de cariño hacia los incubados.

La otra razón es que ¡es un trabajo hermoso! He conocido personas excepcionales. Hoy siento satisfacción dado que muchos de ellos son empresas grandes que facturan millones para el exterior del país y existió algún aporte de la institución de la que tengo el gusto de dirigir.

-¿Cuál es tu lema a la hora de asesorarlos? 
-El cliente es lo más importante, llámese incubado, pasajero, ciudadano. El cliente es lo primero, siempre; eso lo tengo en el ADN.

-¿Qué se necesita para ser emprendedor?
-No tiene una única respuesta. Hay tantas características como emprendedores hay. Todos los seres humanos nacemos con el potencial de ser líderes, emprendedores; como educador que soy, pienso que el ambiente familiar y el escolar te llevan hacia un lado o hacia el otro. Eso puede ser aprendido o desaprendido y la vida te ubica en distintas posiciones. En una ocasión me solicitaron una contribución a un libro sobre emprendedores y el título de mi artículo fue: “Todos somos emprendedores”, y eso es lo que creo. Basta ver un niño que le gusta explorar, crear e inventar.

-En tu tiempo libre has decidido practicar montañismo, ¿qué te ha enseñado la montaña?

-A conocerme a mí mismo, eso es lo principal, tanto en la montaña como al correr. Después, maravillosos paisajes y gente muy linda. En setiembre de 2012 correr una maratón para mí era imposible y en mayo de 2013 corrí la primera, y ya van seis. 

Uno ve "montañas" muy altas en la vida, hasta que te planteás un plan, lo seguís, y ¡se puede!; cuidando la salud siempre. Este tipo de experiencias sirven mucho porque a los emprendedores les pedimos sortear grandes “montañas” como lo son acceder a los mercados norteamericano y europeo. Así como se los exijo a los otros, también lo hago conmigo mismo.

-¿Cuál es la clave para lograr el éxito en un emprendimiento?

-Vender y dejar clientes satisfechos. Detrás de eso hay un gran trabajo. La “pseudoecuación” solo cierra entregando valor a cambio al cliente, que tiene que ser superior al precio que estamos solicitando. Muchas veces pierden el foco, se concentran en la tecnología y piensan “soy el mejor en Xamarin”, “drones”, etcétera; lo que importa es que logres sacarle dinero a los clientes y que lo quieran pagar. No siempre el que logra eso es el que tiene la mejor tecnología o el que mejor la domina.

 

EL ARTE DE INCUBAR

aerealogos-2048x1152-01

-¿Cuál es el objetivo de la incubadora?

-Buscamos apoyar a determinado conjunto de emprendedores a que lleve adelante su negocio con éxito. En las etapas iniciales los emprendimientos no siempre logran superar la primera fase. 
Ingenio, en particular, por su pertenencia al Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU), ha ayudado a desarrollar el ecosistema emprendedor. Ni hablar que hoy en día la segunda misión está cumplida, incluso se han sumado varios actores estatales. Al comienzo fuimos la única incubadora y primera institución del Estado que se dedicó a apoyar a emprendedores.

-¿Cuál es tu prioridad como Director?

-En primer lugar definimos el tipo de emprendimiento a apoyar, ahora son los de base tecnológica, y el tipo de apoyo a brindar. Es prioritario mantener la continuidad de Ingenio a lo largo del tiempo. 
Hemos hecho grandes avances, mantenemos fuerte presencia internacional desde que nacimos, así como brindamos servicios de asesoramiento a dos incubadoras del interior del país y a otras en el exterior. Esto último demuestra la coherencia entre lo que les pedimos a los incubados, que exporten, y lo que hacemos nosotros como incubadora.

-¿Cuáles son los requisitos para ingresar a Ingenio?
-Hoy aceptamos proyectos validados de base tecnológica, radicados en Uruguay, con foco exportador. En otros períodos llegamos a incubar proyectos de biotecnología, de diseño, porque no había apoyo en el país para ese tipo de emprendimientos.

Eso habla de lo innovadores que somos. Nacimos como incubadora de software, luego de hardware, diseño, biotecnología, videojuegos, electrónica.

Fuimos los primeros en muchos caminos, la primera incubadora, los primeros en apoyar a otras incubadoras, los primeros en abrir el juego a otros sectores. No nos da miedo entrar en terreno desconocido, por el contrario, nos atrae.

Queremos emprendimientos innovadores, y somos innovadores. Siempre tenemos la inquietud a ver qué tipo de rubro debemos apuntar. Fuimos los primeros en apoyar Startup Weekend, los primeros en traer Lean Startup Machine, FuckUp Nights. ¿En qué otra cosa vamos abrir camino?, me pregunto mientras corro.

-¿Qué debe tener un emprendimiento para ser innovador?
-Existen definiciones internacionales sobre eso. Everett Rogers en su libro “Difusión de la innovación” afirma: ‘Una idea percibida como nueva por el que la recibe’. Es una definición muy amplia, pero si decís en el Uruguay ‘voy a poner una pizzería’, no es novedad; ahora utilizar drones para controlar la violencia en el fútbol, sí lo sería. Hay un amplio matiz en el medio.

-¿Cómo se prepara a los incubados en Ingenio?
-Hay incubadoras en el Uruguay que tienen un procesamiento muy estándar de los emprendimientos. Nosotros hacemos un trabajo personalizado con cada emprendimiento, lo que es parte de nuestro diferencial.

En Silicon Valley ingresan varios a la vez y los preparan en conjunto porque hay varios incubados en la vuelta que tienen necesidades similares. No estoy criticando, siento un poco de envidia porque el trabajo de ellos es más fácil. Nosotros tenemos ventanilla abierta todo el año y todos los meses tenemos altas y bajas.

La incubación incluye actividades de capacitación, mentoría y además acceden al networking, que depende de los vínculos institucionales y personales del staff, y siempre se hace caso a caso.

Otro aspecto importante es que contamos con convenios con las cámaras de Tecnologías de la Información (CUTI), Comercio y Servicios del Uruguay (CNCS), y de Industrias (CIU), y al ingresar disfrutan de todos sus beneficios.

A su vez, los asesoramos en la búsqueda y presentación a fondos de financiamiento y apoyo como el subsidio de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) y les facilitamos los contactos con inversores ángeles.

-¿Cuál es el diferencial de Ingenio?
-La trayectoria de más de 15 años de experiencia, así como estar instalados en el Parque Tecnológico del LATU, donde están instalados entre otros actores: CUTI, Ceibal, ANII, CIU y siete graduados. Son muchos años de tener contactos en el exterior, resulta muy difícil que otra incubadora alcance la cantidad de incubados (23) y la calidad de los graduados (45)Ya pasaron por Ingenio unos 150 proyectos.

 

 

ECOSISTEMA

-¿Cómo encontrás al ecosistema emprendedor uruguayo?
-Está muy bien, son las conclusiones que llegamos cuando cumplimos 15 años junto a Endeavor, con quienes compartimos la creación del ecosistema emprendedor. Aquello que era una “Quijotada” en 2001, hoy hay decenas de instituciones en Uruguay, aunque una excesiva cobertura en Montevideo, pero con algunas excepciones en el interior del país.

También existe gente capacitada para atenderlos. A su vez, se instalaron Centros de Emprendimientos en cuatro de cinco universidades del país.

En cuanto a financiamiento, existe apoyo, pero aún falta mucho más de riesgo. La ANII ha cambiado el escenario, además se han sumado inversores ángeles.

Hemos sido muy exitosos estimulando el espíritu emprendedor, pero no todos resultan. Lo fundamental en un emprendimiento es el equipo.

El ecosistema está sano, se va acomodando. Debemos valorarlo, cuidarlo y seguir un sistema de mejora continua.

Hoy el emprendedor cuenta con muchas puertas para golpear. Sería bueno que más mujeres se integren al sistema.

-¿En qué momento está el mercado uruguayo de las TIC y hacia dónde va?
-Hace 30 años que observo el mercado uruguayo de las TIC, vi en primera fila los primeros pasos de la industria del software exportadora. Se dieron cambios culturales, un ecosistema de apoyo al emprendedurismo importante, aunque tenemos leyes laborales del siglo XX y estamos en el XXI. Por otro lado, existe escasez de mano de obra. Hay mucho trabajo por hacer.

Hoy es una industria sólida y está insertada en el mercado internacional. Está cambiando para bien, hay empresarios de 35 años que están vendiendo sus empresas, eso habla de su potencial de crecimiento.

 

comite

Concurso videojuegos XI

Latu2

 Partners:
 logo-anii
 cuti
 
inbia

© 2013 Ingenio: Av.Italia 6201 - Montevideo, Uruguay | Teléfono: +598 2 601 37 24 int. 1125

Desarrollo y diseño: PRO Internacional